Ayer un hombre en una “vulkanizadora” me enseñó una moneda de Costa Rica de “1 Colón”
– Me amolaron. Me la dieron por una de 10 pesos y no me di cuenta.
La moneda en su mano (muy parecida a la nuestra) no valía ni 25 centavos mexicanos.
Que fácil es que nos den gato por liebre, también en lo espiritual.
Muchos se dejan llevar creyendo en visiones, sueños y profecías que no provienen de Dios.
En Gálatas 1:8 el apóstol Pablo nos enseña:

Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.

En estos tiempos es cada día más común que los espíritus de error (1Juan 4:1) y de adivinación (hechos 16:16) estén entre nosotros.
Jesús mismo enseñó:

Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. (Mateo 24:24)

Amados. Nosotros tenemos la palabra profética más segura. (2Pedro 1:19)
en la cual debemos estar atentos para no vivir en oscuridad.
Leamos, conozcamos, vivamos por la palabra y nunca nos darán 1 Colón por 10 Pesos.